99KPH – Estudiar y trabajar libran de cárcel a homicida de ciclista

La familia de la ciclista Lucía Mata Durán perdonó a Daniel Mora Monge por atropellar y matar a su hija cuando conducía ebrio y a alta velocidad en una carretera urbana.

Sin embargo el hombre de 35 años también recibió una segunda oportunidad por parte del sistema judicial, pues lo condenó a 6 años de prisión, cambiando la cárcel por el arresto domiciliario con monitoreo electrónico.

Además le suspendieron la licencia de conducir por un plazo de 5 años, el máximo permitido por ley.

La sentencia la dictó el tribunal compuesto por las juezas Ivannia Delgado, Adriana Tenorio (presidente) y Mercedes Muñoz.

“Se le impone la pena de seis años de prisión los cuales deberá cumplir según los respectivos reglamentos penitenciarios preabono de la preventiva impuesta en esta causa.

Se procede a sustituir la pena de seis años de prisión impuesta a Daniel Alberto Mora Monge por la pena de seis años de arresto domiciliario con monitoreo electrónico, la cual ejecutará de la siguiente manera en su domicilio en Curridabat, no se autorizan salidas restringidas del citado domicilio”, cita el por tanto.

La sentencia señala que cualquier incumplimiento del arresto domiciliario sería causante de la suspensión del beneficio y sinónimo de que deba cumplir con el tiempo restante en un centro penitenciario.

Sin embargo le da la opción al encartado de ejecutar permisos especiales ante el juez de ejecución de la pena.

“Se le impone además la inhabilitación para la conducción de vehículos por el término de cinco años. Se prorrogan las medidas cautelares que ha venido cumpliendo el ahora sentenciado Daniel Alberto Mora Monge por el espacio de seis meses más, a partir del 26 de febrero del 2020 y hasta el 26 de agosto del 2020”, añade el documento leído por la jueza Tenorio.

El tribunal explicó las razones por las que otorgó el beneficio de arresto domiciliario, entre las que pesó el hecho de que Mora Monge estudia, le faltan dos materias para graduarse de la carrera de Administración de Empresas, y trabaja en una empresa de Recursos Humanos, donde gana $3.000 mensuales, así como que ha estado pendiente y ha cumplido con todos los requerimientos del proceso durante los tres años.

Tenorio agregó que tomaron en cuenta también que el sentenciado no tenía otros antecedentes judiciales y que se trató de un homicidio culposo; es decir, no andaba un arma de fuego y disparó o un arma blanca.

Mora Monge abandonó el edificio de los Tribunales de Goicoechea rodeado de sus familiares, quienes incluso impidieron que la prensa se acercara al encartado para consultarle su opinión sobre la sentencia.

La lectura íntegra de la sentencia se hará el viernes 28 de febrero a las 3 p.m.

 

SATISFECHOS Y TRANQUILOS

 

A la lectura del por tanto llegó Genaro Mata, padre de Lucía, quien se mostró satisfecho y tranquilo con la resolución del tribunal y le recordó a Mora Monge que debe aprovechar esta segunda oportunidad.

“A mí me parece bien. Desde el principio dije que la ley se entendiera de la sentencia, por mí está bien. No me gustaría que vaya a la cárcel. Eso fue un accidente, me parece bien la pena y que sea en la casa.

Lo perdonamos. Él vino y nos abrazó, no tengo nada en su contra. Es una segunda oportunidad para que tenga chance de estudiar. No apelamos para que le dieran más años”, comentó.

Añadió que creen que el arrepentimiento de Mora Monge fue sincero y por ello decidieron perdonarlo.

 

CLETEADA POR LUCÍA

 

Ericka Méndez, amiga de Lucía, estuvo durante todo el proceso, incluso Mata la considera como su hija mayor.

Ella dijo que este domingo 23 de febrero realizarán una cleteada en honor a Lucía y a sus amigos Lenin, Pablo y Mario, quienes también fallecieron el 29 de enero del 2017 a causa del atropello.

“Los conductores deben tener respeto. ¿Qué es el metro y medio que incluye la ley para los ciclistas? Metro y medio es la diferencia entre la vida y la muerte. En una bicicleta no solo va un ciclista, va una madre, va un padre, va una madre, un hermano, un hijo, una hija”, comentó Méndez.

La cleteada se iniciará a las 8 a.m. este domingo, saldrá de la plazoleta de la Basílica de los Ángeles en Cartago y de La Sabana, específicamente frente al ICE.

Posteriormente se dirigirá hasta Pinares, Curridabat, al sitio donde se produjo el mortal accidente y tendrá lugar una actividad recordatoria de los cuatro ciclistas fallecidos.