99KPH – Piden ayuda por jefe de club de fútbol desaparecido en C.R.

Sucesos

Familia lleva 5 meses sin saber nada de su pariente

El OIJ publicó la imagen sobre su desaparición el año pasado

 

Los últimos cinco meses han sido los peores y los más angustiantes para la familia del mexicano Anibar Lozano Cano, quien el año pasado llegó a Costa Rica para vacacionar, pero días antes de regresar a su tierra natal desapareció perdiendo contacto con sus parientes.
99KPH conversó con Alejandra Lozano, la segunda de tres hijos que tiene este señor de 59 años. Según contó, ella y sus seres queridos son oriundos de Nuevo León en Monterrey, México.
Allá su papá laboraba como jefe de mantenimiento en el estadio del equipo de futbol Correcaminos FC de Tamaulipas, siendo que se encargaba de labores dentro de las instalaciones, las áreas de entrenamiento y de las viviendas donde se hospedaban los jugadores.
Fue a principios de marzo del año pasado que don Anibar decidió viajar a suelo costarricense con la intención de vacacionar y su plan era permanecer solamente dos semanas en San José, incluso su hija se encargó de comprarle vía internet el tiquete de ida y regreso.
Sin embargo, días después de su ingreso, las autoridades ticas informaron sobre el cierre de fronteras aéreas y terrestres como parte de las medidas contra el Covid-19, situación que le impidió retornar a México obligándolo a quedarse más tiempo en territorio costarricense.
“Tuvo que quedarse ahí y como él no estaba trabajando porque había pedido permiso en el trabajo, no le siguieron pagando ya que no se presentó más. Entonces nosotros sus hijos lo estábamos apoyando de manera económica para que pudiera estar en Costa Rica hasta que se abrieran los aeropuertos”, comentó.
Como parte de sus vacaciones don Anibar se hospedó en un hotel en el centro de San José y tras la cancelación de su vuelo de regreso, se vio obligado a movilizarse hasta Cartago donde le alquilaron una habitación en una vivienda.

ÚLTIMA LLAMADA

Pese a esa circunstancia el mexicano mantenía comunicación diaria con su familia, pues según manifestó su hija Alejandra, durante el día se enviaban mensajes frecuentemente o realizaban videollamadas cada vez que podían.
Así se mantuvieron hasta el 26 de agosto cuando hablaron por última vez, incluso ese día les contó que ya iba poder regresar a suelo azteca porque para el mes de setiembre había dos vuelos de repatriación; uno el 1 y otro el 28, siendo que estaba haciendo las averiguaciones para saber qué tenía que tenía que hacer para viajar.
“El 27 ya no nos contestó, no tuvimos más contacto con él, no nos escribió y yo pensé que se la había descargado el celular. Pero con el paso del día fue mucho, llegó el viernes y nada, luego el sábado y tampoco nada. El domingo me empecé a mover vía telefónica comunicándome con los hospitales de San José para ver si estaba en alguno por un accidente o algo. Hablé también con las autoridades para interponer la denuncia, pero no se podía porque tenía que estar un familiar”, contó.
Debido a esto, la familia recurrió a la embajada de México en Costa Rica para solicitar ayuda y desde ahí se tramitó la denuncia por desaparición.
Alejandra aseguró que esta es la primera vez que pierden contacto con su padre y durante su estadía en Costa Rica el señor nunca les manifestó que estuviera preocupado por alguna amenaza y tampoco que tuviera problemas con otras personas, por lo que desconoce a qué podría deberse su desaparición.

SIN RESULTADOS

De acuerdo con la joven mexicana, desde que se interpuso la denuncia por el caso de su padre, su familia ha estado en contacto con los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que ejecutan las pesquisas para esclarecer qué fue lo que ocurrió, sin embargo, hasta el momento no ubican rastro alguno.
Incluso, la angustiada hija aseguró que les informaron sobre unas entrevistas hechas a la persona que le alquilaba la habitación a don Anibar, así como un sobrino de este, pero tampoco se obtuvieron mayores pistas.
“Estamos en contacto con el OIJ, sin embargo, aunque se han hecho diligencias no tenemos algo concreto que nos lleve a su paradero. Es muy duro, he intentado pedir ayuda por si alguien lo ha visto, pero no tenemos otra manera de poner presión más que por la prensa. Yo quisiera que buscaran en hospitales porque en la morgue nada. La embajada está pendiente, pero al final de cuentas las investigaciones no nos llevan a nada, nada más son largas y largas, nos dicen que la otra semana nos informan sobre las diligencias y realmente no vemos un avance concreto”, contó entre lágrimas.
Alejandra agregó que su familia ha hecho el esfuerzo por venir al país para buscar a su progenitor, sin embargo, el precio de los tiquetes para viajar es muy alto, razón por la que económicamente les es complicado.