CTP pagará millones por app de taxistas que ya existía desde hace dos años y no funcionó bien en Occidente Noticias | Sucesos | 99kph

Escuchar esta noticia

El CTP (Consejo de Transporte Público) pagará millones de colones por el desarrollo de una aplicación que ya existía desde hace dos años y según los usuarios no funciona bien, ni funcionó bien en San Ramón ni Palmares.

Además la consideran una pequeña UPAD debido a que recopila información confidencial que aseguraban guardaban para su interés comercial.

Los taxistas rojos o legales estarán obligados a utilizar esa aplicación que muchos usuarios desaprueban e incluso la misma almacena datos confidenciales para propósitos comerciales. Será un requisito para renovación de sus permisos.

Se trata de Batsë (que en la lengua indígena cabécar significa ‘de color rojo’), cuyo costo será de un millón cuatrocientos mil colones mensuales, y fue “desarrollada” por el pedido del CTP para implementarla obligatoriamente entre los taxis rojos.

La aplicación aparece de Alta en tienda Play Store  desde el 7 de marzo del año 2019, se actualizó el 6 de junio del 2019, y llegará masivamente a los regulados en pocos días. Hasta el momento de la noticia tiene mil descargas.

“Yo sabía que la aplicación existía desde el 2019. Existen en el mundo cientos de aplicaciones de movilidad y Costa Rica no es la excepción. Desde la aparición de las plataformas tecnológicas aquí en Costa Rica, las extranjeras las cuales todos conocemos, se empezaron a motivar que algunas empresas nacionales, inclusive, grupos de estudiantes de universidades comenzaron a desarrollar aplicaciones. El CTP ha recibido durante todos estos años propuestas de aplicaciones tanto para buses como para taxis.

Los taxistas han tenido incluso hasta tres aplicaciones. Ninguna de esas aplicaciones ha funcionado para el CTP porque tiene sus propias particularidades tecnológicas para este tipo de herramientas. Nosotros salimos a pedirles a las empresas que ofertarán. Podrían ofertar desde cero el desarrollo de una aplicación hasta aquellas empresas con algún desarrollo propio comercial, privado, que se pudiera adecuando al sistema de taxis del CTP”, señaló Manuel Vega, Director Ejecutivo del Consejo de Transporte Público (CTP).

El Guardián consultó el Sicop donde verificamos que fue adjudicada en el 2020, con el objetivo de que la aplicación generara información estadística y técnica necesaria para la administración de las concesiones y permisos del transporte público. Fue una licitación Directa Concursada.

“Se sacó a concurso en el SICOP y las empresas veían que no era tan sencillo y había un grado de complejidad. Fueron llegando algunas empresas que sentaron por horas con los técnicos a ver el sistema de adecuación del CTP”, explicó Vega.

Esto confirma que la aplicación ya existía y fue adquirida así por el Consejo de Transporte Público consciente de tal característica:

“La licitamos en algún momento del año pasado. Nosotros estamos en un monto mensual de millón trescientos, millón cuatrocientos”, nos confirmó el Director del CTP.

Sin embargo, la aplicación de movilidad ya tiene historia entre taxistas de San Ramón y Palmares.

Una fuente le dijo a El Guardián que la aplicación fue un completo desastre, al punto de no trascender ni popularizarse entre los taxistas.

Más quejas

Los comentarios son desfavorables dentro de la tienda Play Store y la mayoría apunta a un problema de despliegue del mapa.

En total contabilizamos 35 comentarios negativos, el único favorable es un “excelente” emitido por la propia gente de Batsë y un usuario de Google sin identificar.

“No carga el mapa, y muestra un error al intentar escribir la ubicación”, señala Eddy Fonseca.

“No comprendo para que la App necesita acceso a la cámara, almacenamiento, y teléfono. Si se quitan esos accesos no abre la aplicación”, apunta Jeremías Jiménez.

“Me pide acceso a mis fotos, vídeos, y contenido multimedia. ¿Porqué, para qué puede requerir acceso a tal cosa una App de transporte?, definitivamente fatal, no la instalé y ya”, dice Raúl Quesada.

La experiencia usuario tampoco fue tomada en cuenta por el CTPA por lo leído, ni tampoco existía restricción de bajada pues ya estaba de alta en la tiendas a disposición de cualquiera.

El Director del CTP tiene una visión diferente pues aseguró que no conocían la experiencia usuario. “No la hemos revisado porque no pueden bajar la aplicación, no está disponible al público.

“Yo no revise personalmente la aplicación, no es mi área”, advirtió Vega a quien un taxista con experiencia en uso de la aplicación le advirtió que no funcionaba.

Aplicación puede usar datos para venderlos

Según publicó La Nación, entre los múltiples fallos de la aplicación está el hecho de dejar los datos para comercializarlos por la propia empresa. Es decir la compañía recibió un pago por “desarrollar”, lo cual está en entredicho porque ya está alojada en Google Play desde el 2019, pero además ahora se dejará los datos de los usuarios para fines comerciales, es decir tendrá doble pago.

La Nación divulgó y reproducimos textualmente por el interés público:

“El desarrollador del programa es Trustnet Information Security S.A., una empresa radicada en Palmares (Alajuela), que se presenta como responsable de la base de datos de la aplicación, según declara textualmente la política de privacidad del servicio.

El documento se retiró temporalmente de la página oficial de la aplicación este viernes por la mañana luego de consultas por correo electrónico a la empresa. El texto se reincorporó al cabo de unos minutos, confirmó La Nación que conserva una copia del escrito original.

Según el texto en línea, a pasajeros y taxistas que instalen la aplicación en sus teléfonos, se les piden datos como números de teléfono, dirección del domicilio y cédula de identidad.

En el caso de los clientes, se les solicita información de cuentas bancarias, tarjetas de crédito y/o débito incluido el titular de la cuenta, número de cuenta y cuenta cliente, banco de origen, número de la tarjeta; fecha de vencimiento de la tarjeta, tipo de tarjeta y código de seguridad.

A los conductores, se les solicita “datos personales sensibles” como tipo de sangre, alergias, capacidad visual y fotografía en licencia de conducir de Taxistas; entre otras.

El documento aclara que toda la información y uso persigue dar cumplimiento a las obligaciones originadas y derivadas de la relación comercial y jurídica por el servicio de transporte en taxi.

Sin embargo, Trustnet Information Security S.A. también declara que podrá transferir información suministrada para promociones de otros servicios y productos de otras compañías del supuesto Grupo Comercial de Batsë”, señala parte del artículo de La Nación.

Los usuarios pueden negar el uso de sus datos para terceros, pero para completar el ciclo de retiro durarán hasta 35 días.

Sobre la empresa

La compañía Trustnet Information Security S.A está domiciliada en Palmares de Alajuela, sin embargo un consultor de El Guardián le dijo que en México hay otra compañía con idéntico logotipo, y no se conoce si es la socia comercial de la costarricense.

Tampoco existe referencia reconocida en el mercado nacional de sus productos que tienen relación con Adquirencia Bancaria, Emisión Bancaria, Medios de pago, Pasarelas de pago, etc.

Manuel Vega, Director del CTP le indicó a El Guardián que existen cuatro variables para considerar una aplicación de movilidad: ¿Quién conduce?. ¿La Ruta?. ¿Servicio? ¿Medio de pago?.

La empresa reconoce especialidad en métodos de pago, no precisamente en movilidad y la mayoría de comentarios de la gente están relacionados con el despliegue del mapa.

El Guardián bajó la aplicación para entender cuál era el problema y a pesar de estar disponible al público no está en funcionamiento.

El Guardián cuestionó que la aplicación todavía aún se encuentra en estado de prueba después de dos años de existencia.

“Nosotros estamos en este momento registrando concesionarios, conductores, pero no puedo precisar cuánto tiempo vamos a ocupar más en salir porque tenemos que hacerlo de la mano con la ARESEP, revisar tarifario virtual, los algoritmos, es un proceso”. Dijo Vega.

Ante la pregunta directa de El Guardián sobre si revisaron la experiencia usuario Vega respondió. “No hemos revisado la experiencia usuario porque no está abierta al usuario, la gente puede bajarla pero va a tener una mala experiencia porque no se le va abrir la aplicación, no está abierta al usuario”.

Repreguntamos. ¿Qué hacía una aplicación con mil descargas abierta desde el 2019 en la tienda de Google?.

Vega: “Es un esfuerzo empresarial privado. Posiblemente la empresa hizo, pero ahora cuando están en la Cobija del CTP todas se tiene que ir adecuando a lo que es el servicio público”.

El Guardián verificó que la empresa colocó un mensaje recién que dice: “Las Políticas de Privacidad se encuentran en proceso de Actualización”. Dentro de la App.

Aviso privacidad Betse
Captura pantalla.