hay millonarios faltantes en flujo de caja y presupuesto Noticias | Sucesos | 99kph

  • Aguardan por presupuesto extraordinario para enfrentar vacío de ₡1.2 mil millones
  • Instituto reporta que flujo de caja presenta faltante de entre ₡43 y ₡50 millones

(99kph). El entusiasmo con el que el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) procura convertirse en la punta de lanza de la transformación del transporte público en Costa Rica choca con una dura realidad: la entidad tiene un millonario faltante de flujo de caja y, si los diputados no le aprueban un presupuesto extraordinario, cerrará el año con un déficit presupuestario de 1.2 mil millones.

La apuesta de la administración Alvarado Quesada (2018-2022) es que el instituto lidere –al menos- 2 de los proyectos “estrella”: el Tren Rápido de Pasajeros (TRP), conocido también como el tren eléctrico de la Gran Área Metropolitana (GAM), y el Tren Eléctrico Limonense de Carga (Telca).

Además, la institución atraviesa un proceso de compra de trenes nuevos de 16 unidades tipo Diesel Multiple Unit (DMU, por sus siglas en inglés) por un monto de $32 millones. La compra se gestiona ante la compañía china CRRC Qingdao Sifang Co. LTD mediante un préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Elizabeth Briceño, presidenta ejecutiva del instituto, confirmó que a este 17 de octubre mantenían un faltante de recursos en flujo de caja (entradas o salidas de efectivo) por una cifra cercana a los 50 millones. Por otra parte, confían en que la Asamblea Legislativa dé visto bueno a un presupuesto extraordinario para enfrentar el faltante de ₡1.2 mil millones.

Incluso, la funcionaria explicó que el faltante de recursos podría afectar el proceso de compra de las unidades nuevas que llegarían en 2020.

“Tenemos presentado en Asamblea Legislativa un presupuesto extraordinario que contempla 2 temas fundamentales: lo que nos falta para completar la compra de trenes para 2020 y el financiamiento para lograr salir adelante con el bache presupuestario”, detalló Briceño.

Cuentas en alerta

Entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2019 la entidad ya acumulaba un déficit de casi ₡3.165 mil millones. Un número que creció en ₡125 millones, si se compara con ese mismo período de 2018. Además, el año pasado, el instituto concluyó con un faltante de ₡6.596 millones.

Por otra parte, el faltante presupuestario actual está agravado en que en los primeros meses de 2019 la empresa Standard Fruit Company -subsidiaria de Dole- cerró un centro de trabajo –con 240 empleados- que incluía el Departamento de Operaciones, Terminal y Taller ubicado en Limón.

Esa situación, de manera inmediata, dejó al instituto sin su principal cliente para el movimiento de carga en la provincia.

El Incofer brindaba transporte de cajas con banano y cajas de cartón para empacado desde 2 fincas de la empresa hacia las instalaciones del complejo portuario en Limón. En los últimos 15 años, movilizó la carga desde Anita Grande de Guápiles hasta Limón y los ramales bananeros.

Planes al pacífico

Las opciones para captar nuevos recursos e ingresar en nuevas operaciones están enfocadas en la región del pacífico central. El instituto maneja 3 frentes distintos para que la reactivación de los servicios en esa zona se convierta en una nueva fuente de ingreso de dinero.

Una de esas opciones es el movimiento de carga entre el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop) y las fábricas de empresas (como el caso de Irex), otra es la rehabilitación del tren de carga entre Puntarenas y Ciruelas de Alajuela, y –por último- la reactivación en un mediano plazo del servicio de pasajeros entre Barranca y Ciruelas.

Sobre la rehabilitación del servicio de carga entre Puntarenas y Ciruelas, Briceño confirmó que ya presentaron una propuesta al Ministerio de Planificación y Desarrollo Económico (Mideplan) para los estudios de factibilidad y prefactibilidad.