Incofer destinará $570 mil para consultorías que validen plan del tren eléctrico Noticias | Sucesos | 99kph

(99KPH).-La Unidad Ejecutora del proyecto del Tren Rápido de Pasajeros (TRP), conocida también como Tren Eléctrico Metropolitano (TEM), compareció ante la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Legislativa para referirse a detalles del proyecto impulsado por el Poder Ejecutivo.

Mario Durán, encargado de esa dependencia, encabezó la exposición acompañado de otros 3 ingenieros: José Quirós, Juan Gabriel Sauma y Marcos Camacho. Además, estuvo presente el abogado Carlos Arguedas.

Ese foro legislativo discute actualmente la aprobación de un crédito por $550 millones otorgado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). Ese monto fungiría como parte del aporte estatal a la concesión que impulsaría el plan. En total, el proyecto requeriría una inversión total de $1.550 millones.

Durán confirmó que los estudios de factibilidad del proyecto, elaborados por la empresa española IDOM, no se sometieron a una revisión externa e independiente.

Según justificó, en este tipo de iniciativas esto no es usual y, por el contrario, sostuvo que se hicieron análisis a nivel de la unidad ejecutora a través de los consultores contratados, junto con el Ministerio de Planificación y Política Económica (Mideplan), el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y el Ministerio de Hacienda.

Marcos Camacho, consultor uruguayo, aseguró que los análisis sobre los estudios de factibilidad “siempre son de partes interesadas” y lo que se procura es detallar los insumos de la manera “más independiente” posible.

Por su parte, Durán confirmó que los miembros de la unidad ejecutora devengan salarios de entre $3.500 y $6.000 al mes con recursos facilitados a Incofer por el banco regional. Así se desglosan esos montos: Carlos Arguedas recibe un salario mensual de $3.500, Marcos Camacho unos $6.000 y Rossi alrededor de $4.700.

Para estas 3 consultorías, el Incofer tiene un presupuesto de $570 mil (más de 329 millones de colones, según el tipo de cambio actual) a un plazo de 3 años prorrogables.

Mientras, en otros detalles, el abogado asesor Arguedas aseguró que se debe crear un órgano fiscalizador que realice el escrutinio de todas las áreas involucradas en el desarrollo del proyecto. Ese fue uno de los puntos señalados por la Contraloría General de la República (CGR) en un oficio enviado a ese foro legislativo el pasado 22 de junio.

¿Incluir el impacto de la pandemia por el coronavirus COVID-19 en los factores para analizar el proyecto? El asesor Camacho coincidió en que el tema de se debe analizar con profundidad, pero “hasta que termine la emergencia”. Es algo que, según sus palabras, deberían asumir el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) y el concesionario seleccionado.

El proyecto

El trazado del tren eléctrico, que se daría en concesión a una empresa privada, se extendería por 84 kilómetros con 5 líneas sobre el derecho de vía actual de Incofer: Paraíso-Atlántico, Atlántico-Alajuela, Alántico-Ciruelas, Alajuela-Ciruelas y Ciruelas-El Coyol.

La inversión total rondaría los $1.550 millones, con un aporte estatal inicial de $550 millones financiados por el crédito del BCIE. Sin embargo, dependiendo de la oferta de las compañías, el Estado hará el aporte anual que oscilaría entre los $50 millones y las $ 150 millones.

Las estimaciones iniciales apuntan a que el servicio tendría una tarifa de 600 colones. La demanda estimada en el modelo es de 22.574 pasajeros en hora pico (en el año de inicio de operación), lo cual representa aproximadamente 200.000 pasajeros diarios y 50 millones de pasajeros al año.

El plan del Poder Ejecutivo según el cronograma dispuesto es que la empresa concesionaria quede seleccionada en los primeros meses de 2021.

Si todo sale como está previsto, las 2 primeras líneas del tren eléctrico funcionarán en 2023. La concesión se otorgaría por un plazo de 30.5 años.

La propuesta se complementa con 46 estaciones (10 intermodales), 264 cruces y 72 cruces a nivel, con frecuencias de 5 minutos en horas pico y 15 minutos en horas valle. Para ese fin, la flotilla sería de 78 trenes (6 de reserva) y una capacidad de movilización de 200 mil pasajeros por día.

Para finales de 2020 se prevé tener lista la licitación pública internacional para atraer empresas interesadas. Al menos 33 compañías de diferentes países ya han mostrado deseos de involucrarse en el proyecto.

Sobre el crédito del BCIE, que se empezará a discutir en los próximos días, las autoridades de gobierno sostienen que cuenta con condiciones “muy favorables”. Comprende una tasa efectiva que pagará el país de 1.5% y un plazo de gracia de 5 años. No hay cargo de compromiso y se estima que en 12 años iniciaría el repago de la deuda.