Malos comunistas; que cosas no…

Viendo las redes sociales me queda muy claro que muchos NUNCA prestaron atención alguna en la clase de Estudios Sociales de su colegio o estudiaron solo para un examen. O peor aún no recuerdan nada de los cursos universitarios de Humanidades o de Historia de las Instituciones y menos aún se han dignado de leer algo que hable del comunismo como ideología.

Hoy día todos acá y allá hablan de lo malo que es el comunismo y ponen ejemplos de Cuba y su fracaso; pero no dicen nada del embargo que Estados Unidos le impuso a Cuba desde el inicio y cómo le aisló incluso de sus hermanos países vecinos.

Ahora que estamos en pandemia y a la economía nacional ‘se la está llevando puta’ tal vez le sirva a la gente para entender los efectos de un embargo económico de más de 60 años. ¿Cuál país puede sobrevivir aislado de los demás? ¿Cómo puede prosperar una economía en esos términos?

Y aun así Cuba tiene muchas cosas buenas, y mejores indicadores sociales que todos los demás países de América Latina que no son comunistas y que no están embargados, y donde existe plena libertad incluida Costa Rica.

Y más asco me da aun cuando hay gente que dice que el PAC es comunista y que Carlos Alvarado va a hacer este país comunista. Por amor a Cristo, dónde estaban en la clase de Sociales, donde se ven los regímenes políticos, o la de Cívica que hablaba de los regímenes socialistas y sus características, así como los capitalistas y formas de gobierno.

Carlos Alvarado nos resultó más neoliberal que el pichón de los Liberty de USA, Otto Guevara. La máscara de centro demócrata que usa el PAC es una farsa. Su actuar es completa y absolutamente neoliberal puro, de la más extrema derecha: vender instituciones públicas, no poner impuestos a  las empresas y las inversiones de los ricos, salvar a las empresas en periodos de crisis en vez de a los más desfavorecidos, repetir el discurso que el progreso lo traen las empresas y que los ricos generan empleo y capital; recortar gastos sociales, bajar salarios a empleados, quitar derechos a los trabajadores, aumentar edad de retiro, subir la canasta básica, impulsar la banca privada y salvar la misma en vez  de fortalecer la banca nacional, endeudar el país para dar esos miles de millones a manos llenas a sus amigotes en concesión de obra pública.

Todo eso es neoliberalismo puro. Solo camuflado bajo una careta de social democracia que ya no hay en este país; Oscar Arias se hace llamar social demócrata al igual que José María Figueres, mientras que Rafael Ángel Calderón y Miguel Ángel Rodríguez se hacen llamar social cristianos, así como Luis Guillermo Solís y Alvarado se hacen pasar por social demócratas. Pero todos ellos son neoliberales; todos ellos siguen, creen y aplican las doctrinas emanadas de USA sobre las pautas que el neoliberalismo determina debe regirse el mundo.

Igual o más peligrosos son los hijos puros del Liberalismo y sus agrupaciones políticas de tendencia neoliberal como fue el finado Movimiento Libertario, algo que ahora se hace llamar algo así como «Unión Liberal» y no podemos olvidar otros partidos de exdiputados del Movimiento Libertario o el «sueño de opio» de Otto de ser presidente en el año 2045, luego de intentarlo cada 4 años y cobrar cientos de millones de deuda política al TSE, es decir a todos nosotros. Aun sabiendo que nunca jamás, aun cuando las vacas aprendan a volar, el sería electo presidente.

Mientras todo eso pasa y la prensa nacional sigue repitiendo hasta el cansancio de las propuestas comunistas del PAC y el peligro del comunismo en Costa Rica; no les veo hablar del peligro del capitalismo; del fallo político de todos los países bajo la más pura influencia neoliberal; no veo que los países latinoamericanos anticomunistas tengan los embargos y prohibiciones comerciales de Cuba y aun así hay más gente en extrema pobreza, gente con niveles educativos más bajos, mayor analfabetas, más gente sin educación superior y sin vivienda.

Pero eso nadie lo ve. Hablan hasta el cansancio de lo malo que es el comunismo, muchos de los sectores populares; pero sus hijos tienen una beca de colegio, les dan además un diario al mes para sus hijos, tienen colegio gratis, tienen comedor gratis en ese colegio, tienen casa de bono de vivienda y además una pensión del Estado. Nada más comunista que esas medidas…

Tampoco ninguno se queja del comunismo cuando van al IMAS a pedir una ayuda del Estado por una situación de pobreza o desempleo o por estar en veda los pescadores.

No se quejan del comunismo cuando el precario donde viven clasifica para ser comprado por el Estado y darle una casa de bono a cada familia. Tampoco se quejan del comunismo cuando van a la clínica u hospital de la CCSS y reciben atención médica, carísimas operaciones absolutamente gratuitas gracias a un seguro por el Estado.

Todo eso es del comunismo puro; pero eso no lo ven o ni siquiera lo entienden; pero si siguen repitiendo como la lora que el comunismo es una desgracia que empobrece a los ya pobres, que de todas formas bajo la óptica capitalista nunca dejarán de serlo por dos razones: una son desechos de la sociedad absolutamente reemplazable y segundo son la fuente de mano de obra barata que asegura a las empresas poder pagar bajos salarios y violentar derechos y siempre tener de donde echar mano cada vez que un empleado privado se revela, qué más da, afuera hay 200 haciendo fila y esperando la bendición de trabajar en condiciones de explotación de esa empresa, ¡es mejor eso que ver su familia pasar hambre! Ya hasta lo vemos normal y lo justificamos, aún los trabajadores.

Esta bueno que les bajen el salario a los empleados públicos.  No decimos está mal que le paguen tan poco a los empleados privados; deberían subirle sus salarios; incluso usamos el argumento del dueño de la empresa: «no es rentable pagar mejores salarios porque se arruina la empresa o ya no sería rentable para el empresario». Justificamos al opresor y la forma que este nos explota.

Son años que los informes del Estado de la Nación vienen hablando del aumento de la desigualdad, del aumento de la brecha social entre pobres y ricos, esa cosa que dice que los pobres cada vez son más pobres y los ricos cada vez más ricos. Pero usted sigue creyendo que la empresa debe pagar bajos salarios para no quebrar.

Los ricos que tienen ministro de Hacienda «amiguis» para que les proteja, al punto de NO dar el nombre de los grandes evasores, menos aún de los que declararon CERO ganancias. Da risa cuando uno ve una gran cadena de insumos agropecuarios que reportó cero ganancias; pero regala 17 Toyota Hilux entre sus compradores o de otras empresas que regalan viajes al exterior incluso. Ni que decir de la cervecería que no tiene ganancias; pero regala viajes, fiestas y demás.

Será que de verdad los ticos somos tan fáciles de engañar; la información está ahí a la luz pública, pero es como que nadie la vea. Y pongo un ejemplo rápido: si el tren de Claudia and Charlie dice en sus estudios de prefactibilidad que NO es viable, que va dejar pérdidas multimillonarias por año que va tener que costear directamente el Estado; es decir del dinero que usted y yo pagamos cada día del IVA y renta, además de otros mil impuestos, se va dar dinero a una empresa que maneje el tren por NO tener el margen de ganancias prometidas ¿Cómo hay gente que sigue defendiendo el trencito y diciendo que es necesario? Y gente que uno podría llamar estudiados y hasta figuras «públicas» importantes. O sea, más allá de la necesidad de un tren del primer mundo; esto es un fiasco más estilo la «Trocha» de Laura Chinchilla o la ruta 27 u «autopista» de primer mundo de Óscar Arias y sus peajes. Solo para recordar nadie puso nunca jamás un pie en la cárcel por el robo al pueblo costarricense que fue la TROCHA de Laura Chinchilla, que más bien ahora es premiada en organismos internacionales…. solo para que no lo olvide.

Bueno mientras los de derecha hacen fiesta y culpan de todo lo malo a los comunistas yo sigo viendo a muchos buenos amigos comunistas haciendo trabajo de hormigas; los veo de forma silenciosas ayudando comunidades: defendiendo su agua, luchando por caminos, organizado cursos de formación a gente pobre sobre diversos temas como economía solidaria, cooperativas agrícolas, proyectos productivos de diversa índole. Pero ahí la prensa no dice «esos comunistas» y el pueblo tampoco.

Es más que malo le ha hecho a usted una persona comunista para que usted odie tanto al comunismo o aquellos que desde la teoría marxista creemos en un socialismo real, quizás utópico, pero que va en sentido de una mayor justicia social para todos.

Creo que cualquier persona que se precia de ser comunistas debe tener ante todo alta integridad moral y un servicio desinteresado a los demás y poco aprecio por la riqueza como tal, sino es así de hecho es un mal comunista. Es más, en eso somos muy cercanos a los que llaman «cristianos»; solo que posiblemente no nos van a ver con una Biblia bajo el brazo o dentro de una iglesia siguiendo ciegamente un dogma o a una persona, sea aún un líder comunista.

Y no me venga que hablar de Hugo Chávez, Nicolás Maduro o Daniel Ortega, que se hacen llamar comunistas, a pesar que sus acciones son reprochables y distan de los principios que debería tener un comunista, como su palabra lo dice deberían buscar el bien COMÚN.

En fin, creo que usted NO odia al comunismo; sino que tienen un grave error de concepto y en el fondo usted y yo sabemos que no hay esperanza para la humanidad mientras usted y yo veamos para otro lado y además sigamos guardando silencio ante la injusticia, la desigualdad y la explotación. Tal vez sea hora de pelear un poquito menos y de forma conjunta hacer un poquito más por el que está más cerca de nosotros. En tiempos difíciles la Historia nos dice que sólo la acción colectiva ayuda a salir adelante.

Piénselo un poquito y repase los conceptos de lo que es capitalismo, neoliberalismo y socialismo científico. Nada malo le va a pasar si lee un poquito sobre las obras de Marx, Engels, Trotsky o alguno de esos otros locos que usted llama comunistas. Si ya logró leer algún libro de poca monta de Óscar Arias o Miguel Ángel Rodríguez y está vivo, solo sabiendo que escribieron puro discurso vacío y alejado de la realidad, qué más da leer un poquito sobre materialismo histórico y dialéctica marxista. Tonto no se va a hacer; dicen que quien lee mucho, sabe mucho…

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo [email protected], o [email protected].