¡Mensajes políticos que le harán decir WTF!

En las campañas políticas actuales, tanto a nivel presidencial como local, los partidos políticos, de la mano de expertos -o consejeros aprendices-,  hacen uso de variadas herramientas audiovisuales para ir tras el objetivo: el voto. Dentro de estos recursos, encontramos el ‘spot político’. Este es un breve mensaje, donde, en el mejor de los casos, están presentes componentes argumentativos y emotivos. Un spot, ya sea realizado de manera artesanal o encargado a una agencia, requiere sintetizar un mensaje basado en la investigación, reflexión y la autocrítica. Además, es fundamental que tenga como intención formar, educar, apasionar a los votantes y, entre otras características, sea de fácil retención. El spot es todo un acto de comunicación que debe ser cuidado.

Para el caso de la Elecciones Municipales 2020, me di a la tarea de observar cerca de 60 spots de diferentes agrupaciones. Sobra decir que hay partidos donde se trabaja con buenas intenciones, y que, en muchos casos, priorizar el mensaje puede representar un desafío. Iniciaremos con un spot que no pertenece a las elecciones municipales, pero considero que es necesario incluirlo, pues este parece haber inaugurado una era de spots de mal gusto, tanto así que muchos de los anuncios que le han seguido dejan el sinsabor de competir por arrebatarle el primer lugar.

De la publicidad analizada, he escogido 7 finalistas. Todos candidatos para ir a la mesa de cirugía. Y, como se me dificulta clasificarlos por grado de “efectividad”, le invito a usted a realizar el ejercicio, ya que no pude lograrlo. Comencemos.

¡Achará plata!

Captura de pantalla de Fishman – El menos malo es el mejor… (Según él). YouTube.

“Yo votaré por Luis. Mi bebé pronto vendrá. El menos malo es el mejor. Por eso lo voy a elegir. Él es el mejor.” Fishman supo hacer bien una cosa: humillarse. Un político que le habla de esta manera al votante, prácticamente le suplica que lo mire, que lo tome en cuenta, que le dé el voto por ser el menos incapaz. El aspirante no tuvo la dignidad de verse como estadista, de tener autoestima y de autopercibirse como un visionario que dejaría un legado social a una nación. Su mensaje es deformador. La infancia es ridiculizada. La mujer en estado de gestación es un objeto al por mayor. El efecto de este spot aún acecha, pues decir que “no queda de otra que votar por el menos malo” se volvió una frase cajonera entre los votantes. Queda en deuda el excandidato por habernos tratado como imbéciles.

Gente Montes de Oca: Genios de la improvisación fácil

Captura de pantalla del Facebook de Marcel Soler. Candidata a vicealcaldesa midiendo una acera en un barrio de Montes de Oca.

En la campaña del 2016, la Coalición Gente Montes de Oca tuvo como eje central movilidad urbana. Primero, fueron severos críticos de las falencias de administraciones anteriores. Cuatro años después, los hechos demuestran esfuerzos de nulos a insuficientes en esta materia. Las denuncias, quejas de vecinos en redes sociales e, incluso, demandas de adultos mayores son solo una parte de la evidencia. Pero ahí no termina. En uno de los spots más recientes, la candidata por la segunda vicealcaldía da su testimonio de niña rica, donde menciona un accidente que tuvo en una clase de ballet. Luego, en una acera del cantón, la vemos utilizando una andadera y con cinta métrica en mano. La acera está en mal estado. Irónicamente, ella pide el voto de reelección por el actual acalde, quien también rehúye ser de sangre PAC. El anuncio es un simulacro por cazar votos diciéndonos: ven, nos importa la movilidad urbana. Somos gente sensible. ¿En serio? ¿A quién se le ocurrió que esto era una buena idea? El spot podría considerarse un insulto a las personas que sufren problemas de movilidad, carencia de recursos y que siguen teniendo las mismas e intransitables aceras.

Partido Acción Ciudadana: vendiendo comida chatarra

Bailan jóvenes en la calle. Bailan los campesinos. Aparece Flor Urbina vestida de rojo. ¡Si usted ocupa vender -según Philip Kotler en Marketing para Latinoamérica (2019)-  tome en cuenta ese color, que por algo las cadenas de comida lo utilizan con gran frecuencia para estimular el apetito! Y no, ella tampoco está publicitando una academia de baile popular. Trata del Plan de Gobierno Goicoechea 2020-2024. Su papel es ofrecer una cara conocida al consumidor, muy distante del rol de ‘jueza villana’ que interpretó en Bailando por un Sueño, Primera Edición. En su discurso, como candidata a la primera vicealcaldía, hay un sobreesfuerzo por vender simpatía, enamorar al cliente y levantar imagen al candidato. El aspirante PAC, luego, aparece en una dimensión poco reconocible. El fondo es blanco y él viste de blanco. Su cuello y su cabeza -flotante- dicen que los días jueves tienen algo para nosotros. Pero lo mejor queda para el final. El candidato a la segunda vicealcaldía, Daniel Josephy, en personaje, al mejor estilo de las Fisgonas de Paso Ancho, susurra: “pregunte todo lo que quiera”. En comunicación política, se busca un ingrediente de novedad, pero la estructura que ofrece el PAC es de sándwich: Flor la base, el candidato el relleno light y Daniel la tapa del pan. El spot no es persuasivo, es un vano esfuerzo por “informar”, quedándose en la emotividad. Pasemos a la acera del frente.

Frente Amplio: el rumbo perdido

Si hay un elemento que tienen los spots políticos en contra es la ‘credibilidad’. Leonardo Perucci, candidato a alcalde por Montes de Oca dice que ejercerá su rol de funcionario municipal “caminando.” Posiblemente esta es la palabra que más se podría retener en la mente de quienes lo vean. Su promesa es desconcertante, pues en el cantón a él no se le ve en las calles. ¿Alguien lo ha visto salir a comprar leche, al menos? El conocido animador de ‘deletreando con Jacks’, actor de la Compañía Nacional de Teatro y reconocido actor de telenovelas chilenas pide, además, que le digan a -él- qué problemas tienen los montesdioqueños, “cuáles son las necesidades, cuáles son las carencias.” Esta forma de hacer política se puede traducir de la siguiente manera: Primero te escucho, luego veo cómo resuelvo.

Nueva República: ¡Viva la ignorancia!

El Partido Nueva República, gestado en las entrañas de Restauración, ofrece a Tatiana Bonilla como futura alcaldesa de San José. Su “estrategia”, indignarnos de lo re-mal que está San José y de lo re-bien, lleno de vida, que estaría si su partido lidera la alcaldía. En un esfuerzo por restarle imagen al candidato del PLN, se busca claramente diferenciar a “ellos” de “nosotros.” El anuncio nos subestima como seres pensantes, no evidencia conocimiento de comunicación política del cuerpo, y pareciera, más bien, tomar elementos prestados de un anuncio de cardioaspirina. En lugar de llegar al corazón, nos llegaron a otra parte. Este spot, ahogado en dramatismo y basado en las deficiencias de los demás, revela, más bien, las carencias propias.

Alianza Demócrata Cristiana: en las ruinas

Captura de pantalla del Facebook de Mario Redondo

El exdiputado y actual candidato a la alcaldía de Cartago Mario Redondo, quien no deja de recordarnos que él fue legislador, lanza una secuencia de imágenes que busca lo que él menos evidencia: optimismo y espontaneidad. Ciertamente, en los spots políticos se busca una dosis de ilusión, pero… ¿cómo lo hace el aspirante? Al votante se le presentan imágenes de personas que supuestamente siguen a Redondo. La segunda imagen, en especial, y donde en apariencia es el candidato en un espacio abierto, podría ser engañosa, pues no sabemos si la masa de gente que se observa son o no todos seguidores de él. Redondo parece haberse colocado en un lugar concurrido, sugiriendo que él atrae masas. El candidato no dice nada, por tanto no se compromete a nada. Para cerrar, nos deja botados en las ruinas de Cartago, icónico referente de la vieja metrópoli y donde, según la leyenda, en las noches oscuras de neblina se aparece un padre sin cabeza. La imagen es teñida con un frío y fantasmagórico filtro del espectro del azul. La flecha amarilla, símbolo de su partido, sale de una de las fúnebres y nunca concluidas estructuras. El partido Demócrata Cristiano comete dos de los mayores pecados que se pueden cometer en comunicación política: oportunismo e improvisación.

Partido Nueva Generación: donde tiran alto

Una bandera al viento. Predomina el color blanco. Es la bandera del Partido Nueva Generación. A la distancia, cielo y nubes. En lo alto del firmamento, cual si fuese una nota luctuosa, aparece 2020 BARAHONA. Nadie habla. Los segundos se vuelven eternos. El aire pareciera querer decirnos algo. Por este partido haremos un minuto de silencio…

Republicano Social Cristiano: regalando pena ajena

Si hay un partido que no ha entendido que ya no estamos en los tiempos de lealtades partidarias, ese es el Republicano Social Cristiano. De acuerdo con el diario la República del 16 de enero 2020, un 61 % de los costarricenses manifiesta no pertenecer a ningún partido. Este dato viene a confirmar lo que los partidos, a lo interno, ya conocen. Aún así, Dragos Dolanescu, diputado actual por RSC, con bandera en mano y a la altura del pecho, se rodea de un grupo de vecinos de Pital de San Carlos para pedir el voto por su partido en las municipales. Su rol es ser el abanderado y quedarse inmóvil como un tuco frente a la cámara. Aferrados a un pasado de reformas sociales de poco más de ochenta años, los republicanos anteponen los colores al mensaje y candidato. Al no saber adaptarse a las creencias, valores y necesidades del electorado local, el spot es básicamente una oportunidad desperdiciada. Y si lo que buscaban era desinteresar, lo logran.

Estrategia: ¿Dónde estás?

A la ausencia de estrategias sensibles, pensadas y creíbles, le invito a que tome distancia emocional de todas las agrupaciones, analice sus mensajes con la cabeza en frío antes de ejercer o no el sufragio. Por algo dicen que la educación costarricense es ejemplar, centenaria y de las mejores del mundo. Con las muestras vistas, queda claro que, a lo interno de los partidos, no entienden que el votante ha cambiado, pues siguen haciendo lo mismo: llamando la atención con mensajes vacíos y generales. No demuestran las necesidades reales del país. Tal parece que solo quieren ganar. También se evidencia que el sistema en el que operan nuestros partidos políticos se niega a dar voz genuina al pueblo. ¿Es eso realmente democracia? Con sus mensajes, y como “intermediarios” de la democracia, quedan en deuda. A esto súmele que cuando usted se aproxime a emitir el voto, el Tribunal Supremo de Elecciones, como requisito, únicamente le pedirá su cédula, más no memoria.

En nuestro siguiente artículo, analizaremos otros partidos y tendremos un segmento que, espero, no le haga sufrir. La candidata le llama: un granizado con Denise. ¡Ya no saben qué inventar para hacer clic con los votantes!

Sobre el autor del artículo

Marlon Segura labora para el equipo de investigación del Bachillerato Internacional (IBO). Es asesor en comunicación verbal, no verbal y para-verbal en áreas como la política, educación y negocios. Se formó en Teatro y Cine con énfasis en Ciencias Políticas en la Universidad de Kansas – Universidad de Costa Rica. Master en Educación Internacional, Universidad de Massachusetts. Fue becado en Teatro, Cultura y Lengua Griega en la Universidad de Atenas, Grecia. Realizó sus estudios de Análisis de Movimiento en Ecole Internationale Jacques Lecoq, París.

[email protected]

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, fotocopia de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo [email protected].