Ministro descarta grandes reformas en institucionalidad del MOPT Noticias | Sucesos | 99kph

  • «No tiene sentido crear una ley para cerrar una institución y crear otra con el mismo personal»
  • Apuesta por recobrar funcionalidad, pese a reiterados señalamientos por deficiencias

(99kph). La transformación o el cierre del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) es una propuesta recurrente en el escenario político de los últimos años. A tal punto que un plan del gobierno anterior (Solís Rivera, 2014-2018) propuso su cierre para dar paso a la creación del Instituto Nacional de Infraestructura Vial (INIV).

Todo apunta a que esa intención, así como otros planes con intereses similares, no se hará realidad. No lo será -al menos- durante la actual administración y mucho menos mientras Rodolfo Méndez Mata esté al frente del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

El jerarca de 82 años es posiblemente una de las personas con más tiempo de ejercer el máximo cargo de esa cartera. Fue ministro en la administración 1978 de Rodrigo Carazo Odio, regresó en el gobierno de Miguel Ángel Rodríguez en 1998 y asumió 20 años después, para la gestión de Carlos Alvarado (2018-2022).

Méndez defiende a capa y espada la cuestionada institucionalidad del MOPT. No tiene reparos en rechazar cualquier idea que signifique cerrar Conavi o alguna otra dependencia. Reconoce la existencia de problemas y apuesta por “dar la lucha”.

Su posición es clara pese a reiterados señalamientos por las débiles gestiones ejecutadas por el consejo para la ejecución de obra pública. O, en el caso del Consejo Técnico de Aviación Civil (CETAC), para ejercer la fiscalización operativa del aeropuerto internacional Daniel Oduber en Liberia.

“Hemos quitado del medio el concepto de que había que cerrar esas instituciones. Tenemos problemas. Reconocemos los problemas. Sabemos que tenemos que hacer una mejor gestión. Tenemos que mejorar la supervisión. No escondemos los problemas, pero la lucha es vencer esos sistemas y hacerlo posible en el ejercicio de las obras que estamos realizando.

No tiene sentido crear una ley para cerrar una institución y crear otra con el mismo personal y con los mismos problemas. Lo que corresponde es convertir las instituciones en más eficientes”, dijo Méndez, durante una comparecencia rendida ante la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa el pasado 18 de setiembre.

Para “meter” un poco de bisturí en las operaciones del ministerio, el titular designó a Rodolfo Solano como viceministro de Administración y Reformas. Según explicó, el objetivo de ese funcionario –quien asumió en el primer semestre de este año- es buscar reformas institucionales para mejorar las funciones de la cartera.

“No queremos dedicarnos a redactar leyes que vienen aquí y se pueden aprobar, pero van a quedar en el anaquel o que no van a tener un resultado en su aplicación (…) Queremos ir revisando sistemas. Por ejemplo, el que se usa para expropiar o para mejorar la cadena de los procesos para mejorar la gestión de los proyectos. Es una lucha que durará algunos años”, justificó el ministro.

Con tantos períodos al mando de la institución, en épocas muy distintas, Méndez cree que las secuelas de la crisis que afectó al país hace más de 3 décadas aún persisten.

Por ejemplo, lamenta que no se incrementara sustancialmente los recursos disponibles para el desarrollo de infraestructura vial en estos años (pasó de ser el 13% al 3.5% del presupuesto nacional).

“No me ha extrañado que nosotros no tengamos todas las condiciones para hacer la supervisión de todas las instituciones que uno puede esperar ¿Qué estamos haciendo? Buscando su mejor funcionamiento. De alguna manera estamos demostrando que lo estamos logrando. Hay unas instituciones que tienen mayores porcentajes de ejecución que otras”, defendió.

Solo un plan…

El Conavi, que inició operaciones en 1999 y que se financia en parte con un impuesto único a los combustibles, cuenta actualmente con una planilla cercana a los 350 funcionarios.

Según el plan de la administración anterior, con el INIV –con facultad total para administrar la red vial nacional- se habilitarían las alianzas público-privadas, los fideicomisos y otras formas de inversión de obras públicas; se eliminaría la junta directiva del Consejo de Transporte Público (CTP), se reincorporaría el personal de Conavi a la Autoridad Nacional del Transporte Público y crearía el Consejo Consultivo de Transporte (con expertos y miembros de la sociedad civil relacionados al sector).

“Hoy damos un paso más hacia la modernización para la ejecución de obra pública. Uno de los objetivos de este proyecto de Ley es impulsar las alianzas público-privada y la creación de fideicomisos para agilizar la construcción de infraestructura vial. Además le brinda herramientas al MOPT para devolverle la rectoría en ejecución de obra pública”, dijo Solís Rivera, el 8 de marzo de 2016, es decir, hace más de 3 años.