Sala IV anula orden sanitaria contra Rolando Araya, pero no avala uso de clorito de sodio para tratar la Covid-19




Elvis Martínez | EP. La Sala Constitucional declaró con lugar un recurso de amparo interpuesto por Rolando Araya en contra de la orden sanitaria emitida por el Ministerio de Salud, debido a que ese ministerio no incluyó en el expediente los videos en los que se basó para emitir la medida contra Araya (resguardo de la prueba).

Mediante la orden sanitaria N.º MS-DRPIS-UNC-2001-2020 del 30 de julio de 2020, el Ministerio de Salud  le ordenó a Araya eliminar unos videos de sus páginas de Facebook relacionados con el clorito de sodio y el covid-19, así como abstenerse de dar declaraciones sobre medicamentos no registrados.

Para Araya la medida de Salud “es un atropello a la libertad de expresión en el país, montado en un papel absolutamente sin ningún valor legal”,por lo que recurió ante la Sala Constitucional.

Este martes el máximo Tribunal falló a su favor, dejando nula la media de Salud, debido a que no se aportaron los videos como prueba. “la ausencia de los videos objeto del proceso es imputable a la Administración”, sela la sentencia y agrega que como cualquier carga procesal,  la parte que incumpla con ella debe afrontar las consecuencias procesales de su omisión.

“En efecto, la carga de la prueba obliga a la autoridad que limita un derecho a conservar los elementos probatorios que motivan su decisión, lo que en este caso no ocurrió, de manera que el afectado no puede acudir al expediente administrativo seguido en su contra y conocer cabalmente las circunstancias del caso”, señala la sentencia.

A parte de dejar sin efecto la medida de Salud, los magistrados  condenaron al Estado “al pago de las costas, daños y perjuicios causados con los hechos que sirvieron de base a esta declaratoria, los que se liquidarán en ejecución de sentencia de lo contencioso administrativo”.

Al recurso de amparo tramitado bajo el expediente 20-013711-0007-CO, se le acumularon los procesos  20-014253-0007-CO y 20-015374-0007-CO, por tratarse de los mismos hechos.

La Sala recalca en el fallo que la libertad de expresión es esencial para el sostenimiento de la democracia y, por ende, “configura un aspecto cardinal de nuestro sistema político, por lo que toda restricción a ella no solo debe tener un adecuado fundamento jurídico-positivo (tanto en la normativa interna como en la convencional), sino que, además, la autoridad competente se encuentra obligada a acreditar plenamente el sustento fáctico sobre el cual se basa”.

No valorizó ni avala uso de clorito

El Ministerio de Salud insiste en riesgo hay existe al consumir dióxido de cloro, ya que puede provocar intoxicaciones y otros problemas de mayor gravedad.

Al respecto, y para evitar malas interpretaciones, la Sala Constitucional aclaró que el Tribunal no realizó valoración o análisis sobre el uso del clorito de sodio o sus efectos para tratar o prevenir alguna enfermedad. En la sentencia  el máximo tribunal no emite ningún pronunciamiento al respecto.

 

 

 

Commentarios

commentarios