uno de los grandes pendientes para 2020 Noticias | Sucesos | 99kph

  • Tarifas de peajes dificultan negociación, reconoce ministro
  • Contrato de concesión vence en julio de 2033

(99KPH). Si bien numerosas obras de infraestructura están en curso, y se unirán más en 2020, hay un aspecto trascendental que no se pudo cerrar en este año: la modernización de la ruta 27 entre San José y Caldera.

A inicios de 2019 representantes del Poder Ejecutivo liderados por André Garnier Kruse, ministro de Enlace con el Sector Privado, se sentaron en la mesa de negociación junto a miembros de Globalvía (empresa española concesionaria de la ruta). No obstante, tras un par de encuentros, todo apunta a que será el próximo año cuando se alcancen avances “más sustanciosos”.

Así lo reconoció Rodolfo Méndez Mata, ministro de Obras Públicas y Transportes, quien explicó que es un tema complejo que tomará tiempo. La razón: hay un contrato de concesión en marcha, con ajustes tarifarios de por medio (vínculo vence en julio de 2033).

“Esta es una carretera que yo lo advertí muy desde el comienzo: la negociación será difícil. Por el hecho de que hay un cobro de peajes y la renegociación tiene que hacerse de acuerdo a no afectar la tarifa de peaje”, citó el jerarca.

Los acercamientos iniciaron entre abril y mayo, sin embargo de momento no se han alcanzado mayores acuerdos y se desconoce en qué estado quedaron las negociaciones. El 6 de noviembre 99KPH solicitó una entrevista para conversar sobre el tema con el ministro Garnier, pero no fue concedida.

En mayo pasado, el ministro Garnier confirmó a 99KPH que Globalvía estimó tentativamente en $570 millones (más de 330 mil millones de colones).

Para finales de este año las partes esperaban tener listo el plan de ampliación que será sometido a aprobación de la Contraloría General de la República (CGR).

En las reuniones recientes se estudiaron y contrastaron los $570 millones referenciados por la compañía europea como monto preliminar para ampliar la vía.

“La negociación está en proceso. Tiene a cargo al ministro Garnier y al secretario técnico del CNC, el ingeniero José Manuel Sáenz”, expuso el ministro, al ser consultado sobre el tema este 23 de diciembre.

Antecedentes en ruta

La ruta 27 fue inaugurada en 2010 por el gobierno de Óscar Arias Sánchez (2006-2010). Bastaron pocos meses para que se quedara muy corta en el afán de agilizar el flujo vehicular entre la capital y el Pacífico Central.

Incluso, tan solo 4 años después (en 2014) ya la compañía europea tenía un plan para ampliar la carretera de 76 kilómetros.

Otro de los detalles a analizar tiene que ver con el mantenimiento de los 5 puentes que componen la vía, debido a que el contrato actual no lo contempla y la intención gubernamental es que con la ampliación así sea.

Para impulsar la ampliación, el Poder Ejecutivo dividió la ruta en las siguientes secciones:

  • Sección 1: Gimnasio Nacional-Ciudad Colón. Este es el tramo que menos expropiaciones requerirá, pues la ampliación va hacia el centro de la vía para aprovechar la “jardinera” existente. En total son 5 expropiaciones. Ya 2 de ellas se hicieron el año pasado, ahora quedan tres en curso.
  • Sección 2: Ciudad Colón-Orotina. Es posiblemente la más compleja debido a la presencia de taludes y el tipo de terreno. Requiere de una mayor cantidad de expropiaciones, al menos unas 40 en todo el trayecto. Ya una se cumplió en 2018 y unas quince están pendientes para este año.
  • Sección 3: Orotina-Caldera. Competen cuatro expropiaciones. Una está pactada para este año, mientras otras tres quedarían para 2020.

La intención del gobierno es que la Sección 1 sea la primera a intervenir, pues cuenta con las condiciones más aptas para convertirse en la primera etapa para trabajar.

“Al final de cuentas tenemos que revisar el estudio de tráfico, la inversión (estar seguros que sea el monto que se dice), valorar un cronograma de construcción que nos permita realizar las obras sin interrumpir el tráfico y después hacer varias modelaciones que nos permitan hacer los supuestos sobre el impacto que tendrían los diferentes peajes en la autopista”, dijo Garnier, en mayo pasado.

Sobre los montos de las tarifas de peaje aún no hay nada concreto. Todo dependerá de cómo se acomode la propuesta y los diferentes escenarios que tendrá. Incluso, se podría variar la participación que tendrán los recursos aportados por el Estado para la ampliación con el objetivo de bajar los eventuales peajes que se cobrarán.

A partir del inicio de los trabajos en la primera etapa, las obras de ampliación en toda la ruta estarían listas en un plazo cercano a los cinco años. Es decir, según los cálculos tentativos, entre 2025 y 2026.

El plan es que se tenga una propuesta global para toda la carretera, la cual pueda irse construyendo por secciones. De igual forma, dependiendo de la inversión que haga Globalvía se podría prorrogar el período de concesión (inicialmente, vence en 2033).

En la propuesta de ampliación presentada en 2014 por la concesionaria, la cual proponía ampliar los 76.7 kilómetros del trayecto a 4 vías.

Actualmente, la radial solo tiene un carril por sentido y solo en algunos tramos posee un carril adicional de ascenso.

Por esta vía que enlaza la Gran Área Metropolitana (GAM) con el Pacífico Central transitan en promedio 70 mil vehículos diarios.